Un futuro prometedor para los TPVs de pago – artículo de opinión de Juan Vicente Cantó, Presidente de Necomplus

Un futuro prometedor para los TPVs de pago – artículo de opinión de Juan Vicente Cantó, Presidente de Necomplus

Las grandes compañías digitales están revolucionando la sociedad de la información. Gracias a la globalidad de Internet y la estandarización, ofrecen experiencias de compra con soluciones de valor añadido en muchos casos sin coste aparente, una situación sin precedentes en nuestra historia. Apenas hemos iniciado la transformación digital y la era de la inteligencia artificial para la humanidad y en este escenario, el éxito de las redes tradicionales de pago tiene el gran reto de transformarse también, respondiendo a esta ecuación: “Servicio con tecnología, innovación y talento”.

Medios de pago: una renovación urgente

La comodidad y la seguridad son un pilar fundamental en cualquier medio de pago, desde los tiempos del trueque como forma de intercambiar bienes y servicios hasta la introducción del sistema fiduciario o la aparición de las tarjetas de crédito a principios del siglo XX. Las tarjetas, inicialmente concebidas para ofrecer un trato preferente y líneas de crédito sin cargo a los clientes selectos en sus establecimientos, han evolucionado hasta su uso masivo a través de los Terminales Punto de Venta (en adelante, TPVs de pago), que irrumpieron en el mercado en los años 80.

Desde entonces, los TPVs de pago han evolucionado en España de acuerdo a los requerimientos tecnológicos y normativos, pero con una operativa insuficiente que responda a las necesidades explícitas e implícitas que demandan los comercios y los titulares de las tarjetas.

Estas carencias se han convertido en oportunidades para aquellas empresas que ofrecen diferenciación y futuro. Es urgente reaccionar para dinamizar un mercado normalizado donde el “café para todos” se utiliza como la receta para obtener ahorros en los costes operativos, mientras se desaprovechan capacidades tecnológicas que nublan las amenazas y oportunidades para que la digitalización llegue también a las redes de pago.

Pese a la todavía posición dominante de dichas redes, los TPVs de pago son hoy dispositivos con capacidades infrautilizadas, aptos para mejorar notablemente la experiencia de pago y generar un negocio inducido. Rediseñar el interfaz de usuario, asemejándolo al del smartphone como claro caso de éxito, con una renovada arquitectura del software para ganar en agilidad, exclusividad e independencia del hardware, abandonando la trampa del diseño básico y generalista, son mejoras fundamentales. De esta manera satisfaremos las necesidades de los comercios en lugar de abocarlos a un único sistema o dispositivo. Se les permitirá seleccionar terminales y aplicaciones bajo un modelo de negocio basado en el “revenue share” que reconquistará al consumidor y lo fidelizará.

Hacia un nuevo modelo de negocio

Proporcionar una experiencia única que colme las necesidades presentes y futuras de los comercios (y los titulares de tarjetas), implica ofrecerles soluciones personalizadas y segmentadas de alto valor, que les ayuden a vender más y mejor. Algunos ejemplos como dividir la factura de venta, solicitar un taxi, emitir una factura fiscal, asociar un seguro al producto adquirido, reservar una mesa, gestionar las propinas, descuentos o regalos, comprar un abono de transporte, recargar un móvil de prepago, conectar con la caja, ofrecer un control de presencia, reportes on-line, … ya son factibles.

El final del mencionado “café para todos” motivará el nacimiento de un ecosistema propio, basado en un Marketplace de la entidad adquirente, que fidelizará de forma personalizada a cada cliente mediante productos que le resulten familiares por su aspecto y usabilidad.

Es el momento de beneficiarse de la reducción de precios y de la flexibilidad que ofrecen los TPVs con arquitecturas abiertas, Android y Linux, para la cocreación de modelos de negocio que aporten nuevas fuentes de ingresos. Permitir que terceros desarrollen aplicaciones de valor añadido (con o sin uso del pago) y ofrecerlas a los comercios (gratis o de pago) en su ecosistema Marketplace es el primer paso.

Nos encontramos en la antesala de una transformación del negocio de las redes de pago, donde ya no será tan importante cuánto paga el comercio por el TPV o por la transacción al banco adquirente, sino cuánto va a ganar el comercio por tener un TPV u otro en función del valor añadido que éste le aporte. Aquel que consiga transformar este modelo dominará el sector.

Juan Vicente Cantó Lucas
Presidente de Necomplus
No Comments

Post A Comment